MATERIAL ENCUENTRO

 

El genuino arrepentimiento:

 

Hechos 2:38 Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.

En este mundo todos hemos cometido pecados (Romanos 3:23- Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la Gloria de Dios). Pero aun así, no todos han tenido arrepentimiento y sin este no hay salvación. Arrepentirse no es solo sentirse mal, sino que es sentir dolor por haberle faltado a Dios con nuestros pecados. El verdadero arrepentimiento significa un cambio en la manera de pensar y en el corazón, reconociendo nuestros pecados para nunca mas volver a cometerlos. En este ENCUENTRO hemos venido para ser sanados de nuestros corazones, restaurados de nuestras heridas y para asegurarnos que no caeremos más en estas faltas. Pero para tener un verdadero encuentro con Dios, tenemos que tener un verdadero arrepentimiento.

A. Arrepentimiento es reconocer que nuestro pecado tiene consecuencias:

La Biblia enseña que nuestros pecados son la causa por la cual Cristo sufrió en la cruz del calvario. Por ende, nuestro verdadero arrepentimiento viene cuando entendemos lo que verdaderamente pasa en la cruz.

PIENSA POR UNOS INSTANTES QUE EL SUFRIMIENTO DE LA CRUZ CAYO SOBRE JESUS, POR NUESTRA CULPA (1a Pedro 2:24).

Isaías 53:5:

Más El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados.

1. La corona de espinas- una corona de maldición y pobreza por causa de nuestro pecado. Eso se lo pusieron por tu culpa y por mi culpa.

2. Los clavos en los pies y en las manos- la impotencia, el no poder hacer nada, el no poder avanzar a pesar de querer.

3. Los azotes- el dolor por nuestras enfermedades.

4. La lanza en el costado- las heridas en el corazón de Cristo. Por nuestra culpa El pasó eso.

5. Las bofetadas- ira y venganzas, cosas que El no merecía.

6. La barba arrancada- deshonra, menosprecio, desprecio, que El les daba asco a los que se lo hacían.

Los que nos merecíamos todo eso éramos nosotros.

El verdadero arrepentimiento: Sentir dolor por haber pecado: Hoy tenemos que reconocer que hemos pecado y sentir verdadero arrepentimiento para ser perdonados. Tienes que seguir el ejemplo del Rey David que aunque peco se sintió mal por haberlo hecho (Salmos 51:1-4) Aunque Job era casi perfecto en todo se arrepentido de su duda e ignorancia (Job 42:5-6).

El hijo prodigo se arrepintió de corazón por haber pecado (Lucas 15:21). Dile al Señor que te arrepientes, díselo.TODOS NOSOTROS DEBEMOS ARREPENTIRNOS de verdad por nuestros pecados. Dios es misericordioso con aquel que se arrepiente de corazón.

El arrepentimiento verdadero: El verdadero arrepentimiento trae una decisión de no pecar más. Esto es para convertirse (Hechos 3:19).

1. Arrepentíos- que te duela lo que has hecho.

2. Convertíos- decir que ya no quieres hacerlo mas.

Si nos arrepentimos de verdad, entonces nos vamos a convertir, eso es que vamos a cambiar nuestra manera de vivir. Ya no vamos a servir al pecado. Si arrepentimiento verdadero no hay conversión. Pero todo aquel que se arrepiente de verdad alcanza misericordia (Salmos 51:17)

Ministración: Pedir perdón a Dios por nuestros pecados. 

 

Rompiendo maldiciones en mi vida:

 

Proverbios 26:2 Como el gorrión en su vagar y la golondrina en su vuelo

así la maldición no viene sin causa.

Comparemos 2 hombres; 1 es un criminal convicto, el otro, un abogado exitoso. El criminal convicto viene de un hogar destruido, en el cual su padre era alcohólico y criminal habitual, su madre lo abandono cuando este hombre tenia 2 años, su abuelo era el ladrón del pueblo, su bisabuelo era un forajido del viejo oeste. El abogado, por su parte, su padre era maestro y su madre trabajadora social, fue criado en el evangelio, su abuelo fue pastor y su bisabuelo fue diácono en su iglesia y el abogado hoy día, sirve a Cristo. Lo más curioso es que estas personas no conocieron a sus abuelos y mucho menos, a sus bisabuelos.

Que es maldición:

Esto no es un nuevo concepto, es algo que esta desde el principio de los tiempos. En la Biblia se menciona por primera vez en Génesis 3:14-21. Desde allí se comenzó a hacer las diferencias entre maldición y bendición. La maldición es definida como una palabra o expresión que desea el mal para alguna persona u objeto. Se espera que la maldición suelte una fuerza negativa y maligna que actué en contra de la felicidad y propicie el fracaso del maldecido. También se define como el daño o mal sobre otra persona que puede causar hasta la muerte. Es algo real y es una sentencia. Es decir, la maldición desata palabras negativas que oprimen y acusan, desprotección, desgracia y miseria. Comentarios como de tal palo, tal astilla implican que se esta desatando una maldición o bendición para los hijos de la persona de la cual se habla.

Las causas de la maldición:

1. Desobedecer la Palabra de Dios, sus estatutos y normas, es decir, practicar pecado: (Deuteronomio 28:1-2)

2. Desconocimiento: (Oseas 4:6): Practicas de las vidas de nuestros antepasados (idolatría, adivinación [lectura de manos, consulta a hechiceros, magos, santeros y brujos]); enfermedades generacionales (asma, artritis, presión alta, cáncer y otras); pactos de los antepasados a ser pasados de generación en generación; situaciones generacionales (todas las mujeres han sido violadas en la familia):

Éxodo 20:5b: Por que yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen.

Tener objetos en la casa que sean de practicas ocultistas o religiosidad (muñecos de otros países que tengan que ver con brujería y los compramos sin saberlos [un pastor en Puerto Rico compro una

sombrilla en una de las Islas de Sotavento, si mas no me equivoco Antigua, como souvenir de recuerdo por sus vacaciones y comenzó a ver problemas en su casa sucediendo desde que la llevo a su casa y un día orando, por que no era algo común, Dios le hablo de la sombrilla y el se sorprendió y buscando información, se dio cuenta que en esa isla hay un culto a la deidad de la lluvia en el cual sacan sombrillas y se abren luego de darse con ellas unos a otros para que la deidad se alegre y les mande lluvia en una sequía y uno de sus problemas fue que en su casa un día, después de unas lluvias, se le lleno el patio trasero de agua y se le metió el agua a su casa y le dañó algunas pertenencias y enseres eléctricos y donde ellos viven no es zona inundable y a el fue al único que eso le paso], rosarios, regalos de familiares que sabemos o que hasta no sabemos que se pasan de generación en generación, figuras de cerámica con fines de brujería como las muñecas sin rostro y las muñecas negras del voodoo u otros similares).

3. Es decir, las maldiciones vienen por no conocer a Dios, por desobedecerle o por conocerle y seguir haciendo lo que se quiere.

Como ser libres de la maldición:

1. Confesar a Jesucristo como Señor y Salvador (esto nos quita la legalidad de Satanás en nuestras vidas y hace que espiritualmente salgamos de su reino y por ende, el no tiene parte ni suerte sobre nosotros).

2. Reconozca que las maldiciones tienen una raíz espiritual.

3. Romper las maldiciones a través de la oración.

4. Arrepentirse de acciones que hubieran abierto puertas para que entrara la maldición.

5. Perdonarnos a nosotros mismos de nuestras acciones y pecados.

6. Perdonar a todos los que han pecado y actuado mal contra nosotros (es decir, romper raíces de amargura).

7. Limpiar nuestras casas (y esto quiere decir, nuestras casas, donde vivimos) de objetos que puedan traer esta maldición a nuestras vidas.

8. Renunciar a todo pecado personal o al contacto con las causas de las maldiciones.

9. Renunciar a los pecados de nuestros padres y pedir a Dios perdón por esos pecados que ellos cometieron y están trayendo consecuencias en nuestras vidas.

10.Renunciar a las ataduras y pactos que nosotros mismos cometimos en el ocultismo o que sepamos que algún familiar nuestro cometió y pedir perdón por esto.

Ministración: Oración de rompimiento para maldiciones generacionales: Padre Celestial vengo ante Ti, en el nombre de mi Señor Jesucristo, y vengo ante Ti para admitir que soy pecador y te pido que me perdones todos mis pecados, y ahora Señor en el nombre de Jesucristo y por el poder de su sangre rompo toda maldición de familia, toda maldición generacional y todo pacto antiguo en mi vida desde la primera, segunda, tercera, cuarta y hasta la décima generación. Reclamo la sangre de Jesucristo sobre mi mente, mi espíritu y mi cuerpo. Rompo todo yugo y toda atadura de mi pasado y corto esos lazos por el poder de la sangre de Jesús. Declaro ahora mismo que soy libre, reclamo mi libertad en este mismo instante y la sangre de Jesucristo me ha hecho libre.

Asimismo y en el nombre de Jesucristo hoy tomo la decisión de soltar mi pasado con todos sus traumas, sus desilusiones, su amargura, su odio, su ira, su falta de perdón y deseo de venganza. Me arrepiento de todas estas cosas y le cierro hoy la puerta de mi mente con la sangre de Jesús.

Ahora Señor Jesucristo, llena mi corazón con tu gozo y paz sobrenatural y te pido que me des tu capacidad y sabiduría para pensar y actuar de una manera santa. En el nombre de Jesús. Amén.

Al Final: La ministración de la cruz.


 

¡Necesito Un Padre!

 

Lucas 15:18-20:

"Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: 'Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; hazme como uno de tus trabajadores.'" Y levantándose, fue a su padre. Y cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión por él, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó.

La parábola del Hijo Prodigo es una hermosa ilustración del genuino arrepentimiento del hijo y del incomparable amor del Padre. El amor que el Padre tiene para con nosotros es demasiado grande para comprender.

I. La decisión del hijo:

Hay 3 pasos importantes en el proceso de un genuino arrepentimiento.

A. RENUEVA TU MENTE. (v.17): El Hijo tomo la decisión de abandonar la triste situación en la que se encontraba para regresar a casa por una segunda oportunidad.

B. TOMA LA DECISIÓN CORRECTA (v.18):  ̈ Me levantaré e iré a mi Padre... ̈ C. CONFIESA TU PECADO (v. 18): Padre, he pecado contra el cielo y contra ti

La confesión es el resultado de un corazón quebrantado, como resultado de reconocer el pecado. (Salmo 32:5)

II. La actitud del padre: A. LO VIO DE LEJOS (v.20): Dios siempre nos ve con misericordia, no importa que tanto nos

hayamos alejado de El.

B. FUE MOVIDO A MISERICORDIA (v.20): El pecado ha ofendido a Dios con sus acciones y causado que Dios este enojado con nosotros. (Isaías 1:18). No importa que tan grande es el pecado, si nosotros regresamos al Padre, el nos perdona.

C. SALIO A RECIBIR (v.20): El Padre corrió y se echo sobre su cuello y le beso.Desde el momento que tomamos la decisión de arrepentirnos, El Señor corre a recibirnos a cada uno de nosotros, y extiende sus brazos de amor para protegernos y darnos seguridad.

D. LE PUSO EL MEJOR VESTIDO (v.22): La ropa sucia representaba el pecado, la justicia es representada por la nueva autoridad. La vestidura nueva simboliza un cambio completo en el hombre interior.

E. Y PUSO UN ANILLO EN SU DEDO (v. 22): Esto significa que Dios restaura la autoridad que había sido perdida. Jesús nos ha dado autoridad a cada uno de nosotros sobre el poder opositor.

F. Y PUSO CALZADO A SUS PIES (v.22): El Padre le confía a sus hijos e hijas el ministerio – predicar el evangelio. Para el creyente esto significa: caminar en una plena relación con la palabra de Dios y poder compartir con otros. El Apóstol Pablo dice:

Y calzados los pies con el presto del evangelio de la paz (Efesios 6:15)

G. RESTAURO LA FELICIDAD DEL HIJO (v. 23): Y hagamos fiesta

La vida cristiana debe ser una vida llena de gozo. Lo reflejamos al momento de danzar.

CONCLUSIÓN:

Es necesario para el nuevo creyente que entienda el arrepentimiento genuino el cual significa sentir dolor por nuestros pecados y que nuestro Padre que es justo y misericordioso nos perdona, no importa que tan grande sea nuestro pecado.

El arrepentimiento genuino permite al Espíritu Santo que cambie nuestras vidas.

Ministración: Abrazar y tomar las medidas ministeriales necesarias para ministrar sanidad interior.

 

 

El Nuevo Hombre:

 

2da. Corintios 5:17: De modo que si alguno está en Cristo,

nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Este pasaje es uno de los mas usados para dar implicación de que algo sucede y algo esta pasando cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro salvador.

Veamos el trasfondo histórico un poco de a quien se le escribe esta carta: La iglesia que habitaba en Corinto era una iglesia donde el Poder del Espíritu Santo estaba fluyendo, pero estaban abusando de esto. Era una iglesia donde había una condición de pecado escandalosa, en la cual un hijo estaba viviendo con la esposa de su padre, es decir, con su madrastra (1ra. Corintios 5:1). Habían tomado la libertad que hay en Cristo y la habían transformado en un libertinaje. Era una iglesia por la cual el Apóstol Pablo sufría, ya que era hija suya, y a la cual ya le escribía la segunda carta, puesto había visto un caso omiso en los consejos paternales de la primera. Esta segunda carta indica un dolor como si un padre sufriera el consejo perdido a su hijo, aun cuando tenia buenas noticias, que en su celda esta iglesia le apoyaba (7:6-16).

Ahora bien, notemos lo que implica todo este verso:

De modo que:

Esto significa de forma que. Esto da una implicación de que algo sucede y se da una afirmación que algo pasa.

Si alguno esta en Cristo:

Estar en Cristo significa que ya nuestra voluntad no es nuestra, sino de El. El Apóstol Pablo dice muy bien que ya no vivo yo, sino que vive Cristo en mi-Gálatas 2.20. Ya la vida mía, lo que a mi me gustaba, no es mas, sino que es lo que Cristo desee de mi.

Nueva criatura es:

Esta frase en griego es kainë ktisis. Se hace un nuevo comienzo, todo comienza otra vez. Ktisis denota crear, y se usa en Romanos 1:20: Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo. Si hay un nuevo comienzo, significa que es llevada a cabo una transformación, un cambio en la vida del pecador, que ahora está en Cristo, no por su cuenta, esto denota una nueva creación. Esta novedad se ve tanto en su cambio de pensar y de ver las cosas, en cuanto a como ve la gente, y como ve las cosas. Comienza a sentir lastima por los perdidos, comienza a sentirse mal si hace algo que sabe que es malo, y todo lo que llamaba bueno antes y sabe que ahora es malo, no lo hace. Se hace nuevo, su mente cambia, se va perfeccionando:

Colosenses 3:1-4 dice:

Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

La persona buscara algo diferente, por eso vemos que cuando hay gente que Dios ya trata con ellos, no les

gusta estar en ciertos sitios, encuentran algunas conductas como que ya no le gustan y cosas por el estilo. Es un cambio en el centro de nuestras vidas.

Las viejas cosas pasaron:

Esto implica un verbo aoristo activo, es decir, de algo que pasa, una acción. Significa ir por el lado, es decir, esquivar algunas cosas que ya no nos gustan. Por eso es que lo que antes veíamos como bueno, ahora no necesariamente lo vemos así.

Pero, ¿Qué son esas cosas viejas? Gálatas 5:16-21 tiene una lista de estas:

16Digo,pues:AndadenelEspíritu,ynosatisfagáislosdeseosdelacarne. 17Porqueeldeseodelacarneescontrael Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. 18 Pero si sois guiadosporelEspíritu,noestáisbajolaley. 19Ymanifiestassonlasobrasdelacarne,queson:adulterio,fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

¡Las cosas que al mundo le parecen bien, estas son las cosas que evitamos! Comenzamos a esquivar aquello que no nos gusta:

Colosenses 3 también habla de esto:

5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia,palabrasdeshonestasdevuestraboca. 9Nomintáislosunosalosotros,habiéndoosdespojadodelviejohombre consushechos, 10yrevestidodelnuevo, elcualconformealaimagendelquelocreó sevarenovandohastaelconocimiento pleno, 11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.

¡Ya en Cristo no hay maldición, no soy yo, sino somos El!

Nos es dado su fruto, evidencia que somos controlados por El, por el Espíritu Santo:

Gálatas 5:22-23:

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley.

¡Somos libres en Cristo!

Romanos 8:1:

1 A HORA pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, mas conforme al espíritu.

Aun cuando se que existe el pecado en mi, este no es mi Dios, aun cuando me enferme, se que Cristo me sano ya en la cruz, aun cuando tenga problemas, estos no se pueden hacer mi Dios, aun cuando no hayan finanzas, se que Dios es mi proveedor, y aun cuando los problemas y todo siga ahí se que estos no me apartaran de el amor de Dios-Romanos 8.35, ¡por que mi Dios es mayor que estos y nada nos separara de su amor!!!

He aquí todas son hechas nuevas:

Pasamos a ser algo nuevo, diferente. Esto implica que son flamantes, que brillan, bonitas, para quedarse así (ginomai). Lo que se veía feo ha pasado a verse lindo, por eso cada día que pasa rejuvenecemos como el Águila- Salmo 103:5:

El que sacia=llena de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el Águila.

Ya lo que hacíamos en el pasado no nos agrada, vamos cada día perfeccionándonos, haciéndonos perfectos hasta alcanzar la estatura del varón perfecto, que será cuando muramos o cuando nos encontremos con el Señor en su venida

 

Ministración

 

¡Se libre de culpa!

 

Juan 8: 10-11: Enderezándose Jesús, le dijo: Mujer, ¿dónde están ellos? ¿Ninguno te ha condenado? Y ella respondió: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Yo tampoco te condeno.

Vete; desde ahora no peques más. Juan 3:17:

Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.

Muchas personas viven una vida atada a la culpa por que no pueden dejar atrás la acusación de sus pecados y faltas cometidas en el pasado (Miqueas 7:19). Si nosotros no aprendemos que somos libres de la acusación de nuestros pecados pasados, vamos a regresar otra vez a la misma vida llena de culpa, y eso es lo que nuestro enemigo desea. Cuando una persona no es libre de culpa, se puede tornar de vuelta atrás, por que no se cree que Dios ya te perdono, ya borro todos tus pecados.

A. Todos la gente peca:

¿Acaso hay alguien que no haya pecado jamás? La diferencia que hay es que hay algunos que aun no han sido descubiertos cometiendo pecado mientras otros ya lo fueron. PERO TODOS HEMOS SIDO VISTOS POR DIOS. Y nosotros tenemos que estar conscientes que Dios nos vio cuando pecamos y que por lo tanto el enemigo nos acusa y nos dice que solo merecemos ser condenados. Todos los pecados son descubiertos. Hubo una mujer que fue sorprendida en el acto mismo de adulterio. Algunos fueron descubiertos cuando lo cometían, o como se dice, “con las manos en la masa”. Como la mujer del relato en Juan 8:

Pero Jesús se fue al Monte de los Olivos. Y al amanecer, vino otra vez al templo, y todo el pueblo venía a El; y sentándose, les enseñaba. Os escribas y los fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo del adulterio. Y en la ley, Moisés nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres; ¿tú, pues, qué dices? Decían esto, probándole, para tener de qué acusarle. Pero Jesús se inclinó y con el dedo escribía en la tierra. Pero como insistían en preguntarle, Jesús se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra. E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Pero al oír ellos esto, se fueron retirando uno a uno comenzando por los de mayor edad, y dejaron solo a Jesús y a la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, le dijo: Mujer, ¿dónde están ellos? ¿Ninguno te ha condenado? Y ella respondió: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Yo tampoco te condeno. Vete; desde ahora no peques más.

1. Jesús no la acusa, por que El no vino a condenar, sino a salvar.

2. Notemos que Jesús en vez de acusarla la defiende. La Biblia dice que El es nuestro defensor de nuestro acusador.

3. También vemos que los acusadores se van. Así también el acusador de nuestras vidas ha sido echado fuera, ¡en el nombre de Jesús!

B. Tenemos quien nos acusa:

Somos acusados y con pruebas: 1. El diablo- El es el acusador (Apocalipsis 12:10).

2. La gente- Es posible que haya quienes aun nos acusen por nuestro pasado.

3. La consciencia- Nosotros también fuimos acusados por la consciencia. A la mujer la acusaron los ancianos y todos los que la encontraron pecando. Pero por seguro sabemos que Satanás seguirá tratando de acusarnos como hasta ahora lo había hecho.

C. Tenemos quien nos defiende:

Jesús es nuestro defensor. Así como defendió a la mujer, así nos ha defendido a nosotros:

1a Juan 2:1:

Hijitos míos, os escribo estas cosas para que no pequéis. Y si alguno peca, Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

1. Jesús defiende a la mujer.

2. Jesús le señala que ya no tiene quien la acuse. Imagínate cuando ella pensaba que de seguro moriría y de pronto se da cuenta de que sus acusadores se han ido. ¡Que momento más hermoso! Así es este momento para ti.

3. Jesús le otorga la paz del perdón. Defendió a la mujer de los que la acusaban. En la cruz Jesús llevo tus pecados y los ha perdonado. Ahora tú ya no tienes quien te acuse. Cristo le dijo a la mujer: ¿Dónde están los que te acusan? ¡¡¡YA SE FUERON LOS QUE TE ACUSAN!!! Jesús te dice: Ni yo te condeno, vete y no peques mas.

4. YA SATANAS FUE ARROJADO FUERA DE TU VIDA:

Apocalipsis 12:10:

Y oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa delante de nuestro Dios día y noche, ha sido arrojado.

Nosotros sabemos y hemos reconocido que pecamos y ofendimos a Dios. Pero El ya nos ha perdonado. No podemos dejar que el enemigo, la gente y la vida nos sigan acusando. Hoy declaramos que el acusador ha sido echado fuera de nuestras vidas y que somos libres de toda culpa por la sangre de Jesús.

Ministración: Orar por libertad de culpa

¡Se libre del rechazo!

Salmos 22:23-24: Los que teméis a Jehová, alabadle; glorificadle, todos los descendientes de Jacob. Temedle vosotros, todos los descendientes de Israel. Por que no desprecio ni desdeñó la aflicción del afligido, ni de el escondió el rostro. Mas bien le oyó cuando clamo a el.

Este pasaje habla que Dios no te desprecia ni se esconde de ti, sino que te oye y te atiende. El rechazo es algo muy difícil de enfrentar. Cuando nosotros hemos sido rechazados, eso causa en nosotros dolor y tristeza. El rechazo nos hace pensar que no valemos nada o que valemos muy poco.

Tipos de Rechazo:

De los que amamos: Isaías 49:15: ¿Acaso se olvidara la mujer de su bebe y dejara de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque ellas se olviden, yo no me olvidare de ti. Salmos 27:10: Aunque mi padre y mi madre me dejaren, con todo Jehová me recogerá.

De la gente en general y de nosotros mismos: Salmos 22:6: Pero yo soy un gusano y no un hombre, objeto de la afrenta de los hombres y despreciado por el pueblo (notemos como el mismo se llama gusano por que el siente que la gente lo trata así).

Los desprecios y rechazos hacen que nuestro corazón sea lastimado y muchas veces brotan en nosotros raíces de amargura que nos hacen difícil cada paso que damos en la vida.

El rechazo de la gente hacia Jesús:

Isaías 53:3: Fue despreciado y desechado por los hombres, varón de dolores y experimentado en el sufrimiento. Y como escondimos de el su rostro, lo menospreciamos y no lo estimamos.

Pero Jesús resistió la tentación de amargura, y no permitió que el enemigo lo destruyera con un corazón amargo, el venció por nosotros.

Hebreos 4:15: Por que no tenemos un sumo sacerdote que no puede compadecerse de nuestras debilidades, pues el fue tentado en todo igual que nosotros, pero sin pecado.

Jesús no te rechaza:

Lucas 5:12-13: Aconteció que, estando Jesús en una de las ciudades, he aquí había un hombre lleno de lepra. El vio a Jesús y postrándose sobre su rostro, le rogó diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.

Entonces, extendió la mano y le toco diciendo: Quiero, ¡se limpio! Al instante la lepra desapareció de el.

1. Los leprosos eran rechazados por todos a causa de su lepra. Tenían que caminar aparte de los demás y cuando venían por la calle la gente les gritaba “leproso, leproso”.

2. La lepra es tipo del pecado y los defectos del carácter humano. Todos podemos sentirnos rechazados a causa de nuestra lepra espiritual o los defectos que la gente mira en nosotros.

3. Jesús no tuvo problema en tocar con su mano santa al leproso y sanarlo. Lo que nadie había hecho, Jesús lo hizo. El toco al leproso que nadie quería tocar. así es Jesús con nosotros. El no nos rechaza, El nos ama y nos quiere sanar. El no te desprecia ni te rechaza, Te ama y quiere sanarte hoy.

Isaías 43:4-5: Puesto que ante mis ojos tú eres de gran estima y eres honorable y yo te amo, daré hombres por ti y pueblos por tu vida. No temas, por que yo estoy contigo. Del oriente traeré a tus descendientes, y del occidente te recogeré.

La Biblia dice que tú eres de gran estima para Dios. Tu debes hoy olvidar todo lo que te haya pasado. Debes olvidar todos los rechazos, todos los menosprecios que te hicieron y alegrarte de que Dios te ama.

A lo mejor a ti no te tomaron en cuenta, te despreciaron, te dijeron cosas feas, te ofendieron y te marcaron. Pero hoy vas a sanar en el amor de Jesús.

10 Porque con el corazón se cree para justicia; más con la boca se hace confesión para salud.

 

Ministración: Luego de haber identificado las áreas de rechazo, la cual se hizo en la ministración de la cruz, orar por libertad de recuerdos de rechazo en la niñez o en la adultez.

  

 

¡Se libre de la amargura! 

 

Hebreos 12:15: Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios;

de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados.

La amargura es un sentimiento del cual ninguno está exento, la amargura inmoviliza nuestra vida y nos impide el realizarnos y poder vivir la victoria completa de Cristo Jesús. La buena noticia es que todo creyente es llamado a ser libre de la amargura por medio del poder de Jesucristo.

1.Causas de la amargura:

Las causas son diversas, aquí solamente reseño algunas de las mas frecuentes.

A. Envidia: (Salmo 73:1-3,21): Asaf un hombre judío se puso en la tarea de ver como prosperaban las personas que no tenían en cuenta a Dios, mientras él pasaba solo por tribulación, el resultado es que su alma se llenó de amargura. El razonamiento de Asaf era: Yo trato de vivir una vida honesta, trato de ser honrado y las cosas me salen mal, mientras las personas deshonestas, impías son prosperadas y no tienen ningún mal. La pregunta de Asaf es: ¿Vale la pena servir a Dios? Al no tener la respuesta y por consiguiente pensar que estaba perdiendo su tiempo, su alma se llenó de amargura y resentimiento.

B. Una mala relación familiar: (Génesis 26:34-35): Esaú uno de los hijos de Isaac tomó por esposas a Judit y a Basemat quienes eran mujeres heteas; ellas tenían otras costumbres sociales, culturas, religiosas, de ahí que entonces se convirtieron en un problema familiar que llenó de amargura a sus padres. En verdad no son pocas las personas que por causa de unas malas relaciones con sus padres o hermanos, han dejado que la amargura llene su vida y esta situación ha repercutido negativamente en sus relaciones personales.

C. Padecer un engaño: (Génesis 27:41): Jacob otro de los hijos de Isaac aprovechando la complicidad de su madre y la ceguera de su padre, suplantó a su hermano Esaú en la recepción de la bendición y de esta forma recibió la herencia que le correspondía a su hermano mayor; Esaú se llenó de amargura y alimentó la idea de matar a su hermano cuando su padre muriera. No vamos aquí a entrar a analizar si la actuación de Jacob fue buena o mala, lo cierto es que Esaú se sintió engañado y esto hizo que en corazón naciera la amargura. Jacob huyó por causa del temor y estuvo lejos de su casa paterna por más de veinte años, pensando que así su hermano olvidaría el engaño, pero cuando regresa a casa dice la historia que su hermano salió a recibirle con más de cuatrocientos hombres. El tiempo había transcurrido, pero la herida permanecía vigente.

2. Consecuencias de la amargura:

A. La amargura es una raíz que va creciendo día a día: Algunas personas piensan que el tiempo borra la amargura, pero la realidad es otra: El tiempo hace que la amargura vaya creciendo. Un grande error es no afrontar los problemas y darles la espalda pensando que se van a solucionar solos; quien así actúa cuando mira la realidad tiene ante sí un problema mucho mayor pues esta aguzado por la amargura siempre creciente. La amargura crece al ser alimentada por pensamientos. La persona amargada vive normalmente como si el tiempo se hubiera detenido en el momento en que tuvo el problema, cuando se habla con el amargado no tiene más tema de conversación que su problema. Cuando se despierta en la mañana su primer pensamiento es la persona con la cual está resentido; cuando se acuesta su último pensamiento es ¿Por qué me sucedió esto? Y no es raro que mientras duerme sueñe reviviendo el problema que le está alimentando su amargura.

B. La amargura estorba la gracia de Dios: Quien está amargado no puede disfrutar las bendiciones que ha recibido en Cristo Jesús, pues la amargura se convierte en un peso, en una obsesión en su vida. La amargura equivale a tener unos anteojos empañados, todo lo que vemos distorsionado, nada podemos observar con claridad. Recordemos a Asaf, por envidiar a sus vecinos cayó en resentimiento contra Dios. ¿Por qué Dios permitió que me sucediera esto? ¿Por qué si Dios es todopoderoso permite que sucedan estas cosas? Así razonó Asaf y terminó amargado consigo mismo con Dios y con su prójimo.

C. La amargura contamina a los que nos rodean: (Proverbios 26:21): Por medio de sus palabras el amargado busca adherentes a su causa, quien se le une es su amigo quien no le da la razón se convierte en su enemigo. Cuando se habla con una persona resentida, normalmente terminamos sintiendo en nuestro interior sentimiento que antes no teníamos hacia nuestro prójimo, y si no sabemos manejar estos sentimientos terminamos mirando mal a nuestro hermano quien nada nos ha hecho todo por causa de las palabras que escuchamos en su contra. Cuando escuchamos a una persona hablar de su problema debemos tener en cuenta que nos va a contar su versión de los hechos por lo tanto debemos tratar de leer entre líneas para encontrar donde termina la realidad y comienza el relato acomodado. Pero lo más importante, en el momento de hablar con una persona resentida es importante no dejarnos contaminar pues la amargura es algo que fácilmente se transmite.

El remedio:

El perdón verdadero. (Efesios 4:31-32): Cuando sufrimos una ofensa en nuestra vida nace una raíz de amargura y la única manera para impedir que germine es arrancándola por medio del perdón. En nuestra boca está la solución, con ella seguimos alimentando la amargura, o desactivamos el resentimiento perdonando la situación. Cuando hablamos del perdón nos referimos al perdón verdadero, aquel que nos lleva a olvidar la situación. La gente dice: Yo perdono pero no olvido; esto no es nada. Cuando hemos perdonado verdaderamente, nos pueden recordar la situación y no vamos a sentir ningún enfado por ella, porque ya hemos sido sanos de toda herida; pero si luego de perdonar no podemos ver la persona con la que tuvimos el problema, o no resistimos que nos recuerden el problema, o si hablamos de la situación con resentimiento es porque el perdón no ha sido verdadero. Ahora el perdonar, no significa que volvamos a ser amigos de la persona que nos defraudó, tal vez no es posible el llegar a una relación así por el antecedente, pero tampoco podemos considerarla nuestra enemiga.

Ministración: 

 

Oración de perdón a mis enemigos:

 

Perdono a '___________________.” Suelto todo derecho de hacerle daño por lo que me ha hecho y lo dejo en tus manos. Te doy mis sentimientos de rencor y deseo de venganza. Sana mi corazón, lo pido, en el nombre de Jesús.”

 

 

La liberación

 

El pan de los Hijos:

Mateo 15:21-28: Saliendo Jesús de allí, se retiró a la región de Tiro y de Sidón.

Y he aquí, una mujer cananea que había salido de aquella comarca, comenzó a gritar, diciendo: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí; mi hija está terriblemente endemoniada.

Pero El no le respondió palabra. Y acercándose sus discípulos, le rogaban, diciendo: Atiéndela, pues viene gritando tras nosotros.

Y respondiendo El, dijo: No he sido enviado sino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel. Pero acercándose ella, se postró ante El, diciendo: ¡Señor, socórreme! Y El respondió y dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echárselo a los perrillos.

Pero ella dijo: Sí, Señor; pero también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.

Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Oh mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas. Y su hija quedó sana desde aquel momento.

Como hijos de Dios gozamos del privilegio de la libertad y entendemos por libertad según el Diccionario Bíblico Ilumina: “La liberación de algo que esclaviza e impide que el hombre goce plenamente de su Creador. El aspecto positivo puntualiza la capacidad del hombre libre para encontrar el gozo de vivir en comunión con Dios y recibir las bendiciones divinas. En el Antiguo Testamento, el éxodo es el ejemplo primordial de la libertad. Dios libertó a los israelitas de la esclavitud de Egipto para que pudieran servirle como nación y recibir sus bendiciones (Éxodo 19.3–7). La libertad de Israel no fue consecuencia del esfuerzo humano, sino de la obediencia a Dios (Deuteronomio 28.1–14)

La liberación se encuentra dentro del ministerio de Jesús, la señal para indicar que el Reino de los cielos había llegado a nosotros era justamente el hecho de que los demonios eran expulsados de las personas. La palabra demonio proviene del griego daímon o daimónion. Según el Diccionario Bíblico Ilumina demonios: “Seres espirituales hostiles a Dios y a los hombres. En el pensamiento griego popular se designaba así a los espíritus malos, y en particular a los de los muertos que ejercían su maleficio como fantasmas. La mención de la actividad demoníaca en el Nuevo Testamento se concentra en los Evangelios, como si la irrupción especial del ministerio terrenal de Jesús provocara mayor oposición satánica. Frente a la evidencia de los milagros del Señor, sus enemigos lo acusaron de «tener un demonio» (Juan 7.20; 10.20), pero al contrario, Jesús actuaba con autoridad propia «desatando» a los dominados por Satanás (Lucas 13.10–17). Su poder sobre los demonios confirmó que Él es el «más fuerte», que entró en la casa del «fuerte» [Satanás], lo ató, y ahora «saquea sus bienes [los demonios]» (Marcos 3.27). El poder de Jesús sobre los demonios señalaba la llegada del Reino de Dios (Lucas 11.20). Jesús compartió esta victoria con sus discípulos (Lucas 9.1; 10.17) e incluso con los que no se contaban entre sus seguidores íntimos (Marcos 9.38s).”

La Liberación es rescatar del poder de los demonios a una persona. Para establecer la necesidad de

liberación es necesario establecer si la actividad opresora proviene efectivamente de un demonio o es producto de la carne que es la vieja naturaleza. La solución para los problemas que surgen por las obras de la carne es la crucifixión como lo establece la Palabra de Dios en Romanos 6:6 “....sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado”, es simplemente morir a nuestros deseos, a nuestra voluntad para vivir para Dios y para su obra.

La solución para los problemas de influencia demoníaca es simplemente expulsar y echar fuera los demonios (en el nombre de Jesús) causantes de dicha opresión. Ciertos aspectos que facilitan la detección de influencia demoníaca pueden ser: cuando la persona se siente fuertemente seducida a hacer lo malo, cuando no existe resultado favorable pese a que se ayuna y se ora, cuando la victima se siente fuertemente hostigada y acosada, cuando la persona se siente torturada física o espiritualmente, cuando existe un deseo compulsivo, cuando la persona se siente esclavizada o finalmente cuando existan ataques fuertes físicos tales como el cansancio, en cualquiera de estos casos se hace evidente la necesidad de una liberación.

Los demonios pueden actuar en la vida de una persona solamente cuando esta le da entrada, estas entradas se conocen como puertas abiertas y sin estas puertas abiertas ningún demonio puede entrar o influenciar a una persona, es un derecho legal que faculta al demonio a moverse en el mundo espiritual en contra de una persona. El derecho Legal en nuestra vida la tiene única y exclusivamente Jesucristo pero en muchas ocasiones las personas pueden otorgar un derecho legal a un demonio por una de las siguientes causas: las maldiciones generacionales dan acceso a los demonios porque es un derecho legal transferido de padres a hijos y de igual manera se transmiten como herencia, el pecado deliberado también abre puertas, los traumas, practicas de ocultismo, brujería y falsas religiones, el rechazo, la imposición de manos de una persona con influencia demoníaca, palabras ociosas, alianzas del alma como por ejemplo relaciones con personas impías, libros, videos y música y finalmente el control mental. Cualquiera de estas da acceso a influencia demoníaca en la vida de una persona, son derechos legales y tal como ocurre en el mundo físico en el mundo espiritual se reclaman derechos. Si como creyentes y conocedores de la verdad cerramos toda puerta abierta al enemigo, caminamos sometidos a Dios y haciendo su voluntad caminaremos en libertad y podremos gozar de las bendiciones divinas para todas y cada una de las áreas de nuestra vida como en nuestra comunión e intimidad con El, en nuestra familia, matrimonio, finanzas, etc. etc.

En conclusión puedo decir que cuando Jesucristo murió en la cruz el acta de decretos que pesaba en contra de nosotros fue anulada, Jesús tiene el único derecho Legal en nuestra vida y nosotros necesitamos hacer valer ese derecho cerrando toda puerta abierta a cualquier demonio, apartándonos del mal y ejerciendo la autoridad delegada por Jesús, en cuyo nombre tenemos poder para echar fuera todo demonio como esta establecido en su palabra que nos ha dado poder y autoridad para ollar serpientes y escorpiones y sobre toda fuerza del enemigo, y nada nos tocara y nada nos dañara.

Ministración

 

 

¡Sed llenos del Espíritu Santo!

 

Hechos 1:7-8: Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Es importante porque Hechos 1.2 dice que Jesús ministró por el Espíritu Santo.

A. ¿Porqué Es Tan Importante Esto?

Cuando Jesús vino como un bebé dejó atrás en el cielo todo su poder divino, Filipenses 2.7. Cuando habló o hizo milagros los hizo como un hombre que supo servir en el poder del Espíritu. Jesús dijo en Juan 14.12 que hoy los discípulos pueden hacer las mismas obras, incluso cosas aún mayores por el poder del mismo Espíritu.

B. ¿Estás Lleno Del Espíritu Santo?

Se dio cuenta Jesús que importante es esto y en Hechos 1.5 prometió a sus discípulos que dentro de poco estarían bautizados, o se puede decir sumergidos o empapados en el Espíritu. Mateo 3.11-17, Hechos 2.39.

C. El Espíritu Santo te trae Poder:

En el versículo 8 dice Jesús que al venir el Espíritu recibirán ‘dunamis’ o poder explosivo. De ‘dunamis’ vienen palabras potentes como dínamo y dinamita. Dios nos delega su autoridad, ‘exousia,’ pero es inútil sin el ‘dunamis’ para accionarla. Se demuestra la autoridad que tenemos por el poder del Espíritu. ¿Te acuerdas como se pusieron a huir todos los discípulos cuando Jesús fue arrestado? Fíjate en lo que pasa con ellos, sobre todo a Pedro, cuando Dios les lleno con Su Espíritu. Hechos 2.14 en adelante.

D. El Poder Tiene Un Solo Propósito:

Viene el Espíritu por una sola razón que es hacernos testigos eficaces de que Jesús vive hoy. ¿Qué es un testigo? Vamos a suponer que han chocado dos camiones y los conductores se culpan uno al otro. Dice la policía, ¿Quién lo vio? Piden testigos. Un testigo solo dice lo que vio; no da su opinión acerca de lo que pasó antes, no juzga a nadie, tampoco es responsable por lo que pasa en el juzgado, pero un hombre puede entrar en prisión si no habla. Ser testigo es un puesto responsable que Dios ha encargado a todos. ¿Qué Hemos Visto?

¿No has visto a Jesús obrando en ti, perdonando, sanando y bendiciéndote? Tienes mucho que decir, ¿verdad? El Espíritu trabaja por medio de nuestras palabras convenciendo a la gente de pecado. Si creen y aceptan a Jesús entran en libertad eterna pero si no creen quedan excluidos de la vida eterna.

Ministración: 

 

Bautismo en el Espíritu Santo para testificar.

 

 

La prosperidad de Dios

 

3a Juan 2: Amado deseo que seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

Delante de Dios una promesa tiene mucho valor. Él cumple lo que promete. Es algo que debemos tener claro en nuestro corazón. Sin embargo las Escrituras nos enseñan que las bendiciones que se derivan del cumplimiento de las promesas divinas están condicionadas a nuestra fidelidad. No podemos pretender que obrando a nuestra manera, desconociendo al Señor, haya prosperidad en todo cuanto hacemos. Es evidente que nuestro Padre celestial se compromete con nosotros pero espera que usted y yo nos comprometamos con Él.

Analicemos algunos versos de Deuteronomio 28 y 30 para entender estos principios.

I. El fundamento de la prosperidad está en la fidelidad a Dios (9-15). 1. Fidelidad a lo que Dios enseña en las Escrituras (9 a). 2. Fidelidad a poner por obra principios y preceptos bíblicos (9 b).

2.1. Dios quiere pactar con Su pueblo.

2.2. Dios quiere bendecir a Su pueblo. 3. La consecuencia de la fidelidad a Dios es la prosperidad (9 c).

3.1. Prosperidad en la vida personal.

3.2. Prosperidad en la vida espiritual. 4. Dios espera que nos comprometamos con Él (12).

4.1. Pactamos fidelidad a Dios (13).

4.2. Pactamos dependencia de Dios. II. La infidelidad a Dios nos roba las bendiciones (16-21).

1. No podemos contagiarnos de los principios y contravalores que priman en el mundo (16, 17). 1.1. Un mundo sin Dios y sin ley (16). 1.2. Un mundo donde prevalece el ocultismo (17). 1.3. Un mundo que confía en todo lo sobrenatural, excluyendo a Dios (17).

2. Apartarnos de Dios acarrea maldición (18-19). 2.1. Si lo permitimos, el mundo nos contamina (18). 2.2. Si lo permitimos, el mundo torna insensible nuestro corazón (19).

3.Abrirnos al mundo nos separa de Dios y acarrea juicio divino (20). 3.1. Atraemos la ira de Dios (20 a). 3.2. Acarreamos maldición en todo lo que hagamos (20 b). 3.3. Acarreamos distanciamiento de Dios (20 c, 23).

III. Es hora de evaluar dónde estamos y volvernos a Dios (30:1-3). 1. Examinemos si hay ruina o prosperidad (22-23).

1.1. El cómo estamos ahora, determina si estamos bien en nuestra relación con Dios (24).

1.2. La ruina, enfermedad y desasosiego no vienen solas; tienen su origen (25-27). 2. Es necesario volvernos a Dios desde el desierto en el que nos encontremos (28, 29). 3. Si nos volvemos a Dios, Él nos prosperará (30:1-3).

3.1. Es necesario un arrepentimiento sincero (1). 3.2. Es necesaria la conversión (2 a). 3.3. Es necesaria la obediencia (2 b). 3.4. Dios tendrá misericordia de nosotros (3).

Conclusión:

La infidelidad a Dios nos roba las bendiciones. Si lo excluimos a Él de nuestra existencia no podemos esperar prosperidad. La ecuación es fácil: fidelidad al Señor está asociada con bendiciones porque así lo ha prometido en Su Palabra: La Biblia. Es hora de evaluar cómo estamos con el Señor respecto a la fidelidad. Si descubrimos que estamos apartados de Él, es tiempo de convertirnos, en procura de experimentar las bendiciones que provienen de lo alto, de Su Divina Providencia.

 

Ministración:  

 

 

El río de Dios: 

 

Efesios 2:20 Habéis sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y de los profetas, siendo

Jesucristo mismo la piedra angular. Efesios 4:11

Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,

La doctrina esencial sobre los cinco ministerios: El ministro Apóstol es la boca sentando la doctrina, el segundo es el Profeta que comunica la visión, El Evangelista proyecta el evangelio y son los pies, El pastor proyecta la visión del apóstol, El Maestro es quien enseña la doctrina revelada. Los profetas deben de ser al estilo de los siervos usados en la antigüedad, no mentirosos sino que siempre hablando la verdad. Ezequiel es el profeta del Espíritu Santo, Jeremías es el profeta del Padre y el profeta Isaías lo es de Cristo el hijo de Dios. La visión de todo profeta es Enseñar, corregir y dirigir. Ezequiel nos habla del Río de Dios mostrando los diferentes niveles al cual puede tener a cada cristiano deseando fluir al máximo en cada vida.

Juan 7:38: El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior.

El brotar de los ríos de agua viva que el da a quienes se disponen. El Río le pertenece a Dios, no es de alguien en especial ni tampoco de alguna denominación o ministerio en especial. Para participar de este río necesitamos fundamentalmente dos cosas: OBEDIENCIA Y FIDELIDAD, de esta manera podemos disfrutarlo Ezequiel 47 nos habla de la medición que hace Dios.

A. Primer nivel: LOS TOBILLOS

Ezequiel 47:3: Cuando el hombre salió hacia el oriente, llevaba un cordel en su mano. Entonces midió 1.000 codos y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos.

El número mil en la Palabra es madurez. Es el nivel de mantenimiento, el requisito en Moisés fue quitarse el calzado por las costumbres paganas que llevaba de Egipto, a Josué también se le demanda lo mismo solo que en el era el andar del desierto. Es renunciar la mala manera de vivir que nos heredaron nuestros padres, de abuelos, Padres, etc. Vencer todo ancestro de pecado. El Dios que lava los pies, la cual es la práctica de la ministración. El servir es parte de la armadura pues se debe de tener una vida comprometida con Dios. Es un peligro servir sin tener altar.

B. Segundo nivel: LAS RODILLAS

Ezequiel 47:4a: Midió otros 1.000 codos y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas.

Esto nos demuestra la necesidad de orar. Hay que hacer para exigir fidelidad de servicio, nos llama de ir al ministerio más excelente. El avivamiento vendrá únicamente orando. Debemos de estar clamando en este tiempo final pues los tiempos son malos.

Romanos 8:26 Y asimismo, también el Espíritu nos ayuda en nuestras debilidades; porque cómo debiéramos orar, no lo sabemos; pero el Espíritu mismo intercede con gemidos indecibles.

Nos llama a la intimidad.

C. Tercer nivel: LOS LOMOS

Ezequiel 47:4b: Midió luego otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos.

Es el nivel de dar hijos para Dios. Sin duda alguna hay que evangelizar y esto es dar el fruto que Dios está esperando de nosotros. Habrá engendramiento y esto nos hará tener hijos para el Reino de Dios, Los lomos es el depósito de las simientes, en este nivel llegaremos a la cosecha final.

D. Cuarto nivel: HASTA EL CUELLO

Ezequiel 47:5: Midió otros mil, y era ya un río que yo no podía pasar, porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado.

Es el nivel de la plena madurez, aquí ya no se pone resistencia a los deseos de Dios y se sujetan los terrenos. Elías tuvo experiencias que no se igualan a otro por la disposición de este hombre. Pedro inundado y saturado por el Espíritu Santo logra alcanzar de una manera sobrenatural miles de almas, solo con la sombra de estos hombres la gente sanaba. La cibernética de Dios, que es la ciencia que estudia las conexiones nerviosas en los seres vivos. El quinto nivel es el brotar en Dios. Deuteronomio 9:9 habla del compromiso de los ministros para que Dios pueda traer al hombre su Gloria.

 

Los resultados de estar en el rio (Mateo 28:19, Marcos 16:15-20): 

 

  1. 1.-Habrán árboles, que es tipo de los cinco ministerios. 
  2. 2.-Habrá ayuda al ministerio. 
  3. 3.-Las aguas serán saneadas.
  4. 4.-Habrán seres vivientes. 
  5. 5.-Habrá muchos peces, estas son las almas que vendrán por el evangelismo efectivo
  6. 6.-Habrá río que es tipo de la plenitud de la vida en Cristo
  7. 7.-Habrá pescadores, tipo de los discípulos del Señor.

 

 

Resultados de no estar en el Río: 

  1. 1.-Habrá pantanos: Son los que se hunden y no llegan a desarrollarse plenamente en el ministerio. 
  2. 2.-Habrá proliferación de plagas (la gente será carnal no espiritual).

 

CONCLUSION: Dios nos hizo un llamado a permanecer en el Río.


Juan 4:14: Mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

 


La Visión: 

 

Habacuc 2:2-3: Entonces el SEÑOR me respondió, y dijo:

Escribe la visión y grábala en tablas, para que corra el que la lea. Por que es aún visión para el tiempo señalado; se apresura hacia el fin y no defraudará. Aunque tarde, espérala; porque ciertamente vendrá, no tardará.

A. Un pueblo sin visión perece. Debemos saber hacia dónde vamos y porqué.

B. Amar, Liberar, Liderar y Despegar no es un proceso diseñado por algún hombre. Es el trabajo que Jesús desarrolló en su ministerio terrenal.

C. El ganar y discipular almas no es una opción para los cristianos, realmente es un mandato, un compromiso de vida o muerte.

D. O ganamos almas o nos convertimos en cristianos sin fruto.

Entonces Jesús les dijo otra vez: “¡Paz a vosotros! Como me ha enviado el Padre, así también yo os envío a vosotros.”

Juan 20:21 

 

I. Amar (Mateo 24:14)

A. Desde el primer momento que Jesús llamó a sus discípulos le dio una visión clara llamamiento. Venid en pos de mí y Yo os haré pescadores de hombres.

B. Ellos sabían que eran llamados para ganar almas. ¿Cómo lo iban a hacer? ¿Por dónde iban a empezar? En el camino se les explicaría.

C. El primer paso era: Venid en pos de mí. Esto era un requisito. Ellos se concretaron a obedecer y aprendieron a seguir a su líder.

D. Si Dios dio lo más valioso que tenía y Jesús entregó todo; su vida, por ganar almas. ¿Qué deberíamos de hacer nosotros?

E. El apóstol Pablo dijo: Me he hecho esclavo para ganar a mayor número. 1a Corintios 9:19.

F. Concluyamos este punto reconociendo, que tenemos la responsabilidad de ganar almas.

 

II. Liberar(Hechos 2:46-47, 5:42):

A. Es dar firmeza a un recién convertido. Asegurarlo del todo, afianzar más y más una vida. Es tomarlo desde el momento de su conversión hasta que camine solo.

B. Es un proceso eficaz para formar discípulos.

C. Es el cuidado y la atención que le debemos otorgar al nuevo creyente para reproducir en él el carácter de Cristo.

D. El ayudar a una persona a liberarse de todas las costumbres del mundo demanda trabajo y esfuerzo (Colosenses 1:28-29).

E. Este es el segundo paso y es tan importante como el primero, ya que sin él nuestro fruto no permanece (Juan 15:16).

III. Liderar (Mateo 28:19):

A. Este es el tercer paso donde los discipulos ya aprendieron a caminar por sí mismos, ahora es necesario empezar a prepararlos para ser discípulos de Cristo.

  1. Un discípulo debe de ser formado. Id por todo el mundo y haced discípulos. 
  1. Los creyentes debemos convertirnos en nodrizas que formen hijos maduros. 
  2. Nodriza es una mujer que cría hijos que ella no dio a luz. 
  1. Es convertirse en maestro de aquellos que tomamos como alumnos.

 

 

IV. Despegar (Mateo 10:7-8):

A. Jesús tomó a Pedro cuando era un hombre común y corriente, lo convirtió en un gran líder. ¿Cómo lo hizo?

B. Con este proceso del cual estamos hablando. Primero lo ganó amándolo, luego lo liberó, después lo discipuló  y por último le delegó una comisión para que despegara el vuelo.

C. El enviar es igual a desarrollar las cualidades que cada hombre y mujer tienen para poder ser líderes.

D. Es llevar a todos los creyentes a su nivel más alto en lo espiritual, emocional e intelectual.

 E. Es descubrir dentro de cada individuo sus dones y ayudarlo a desarrollar su mayor potencial (Lucas 10:2).

 

 

La Iglesia en casas:

 

A. La iglesia primitiva se reunía en casas y en el templo. Hay que comprender que las casas de aquella época eran mucho más pequeñas que las de hoy.

B. ¿Por qué la iglesia decidió hacer sus actividades ministeriales en casas? Era el ejemplo que Jesús les había dado y era una estrategia de conquista.

C. Jesús dijo: donde dos o tres en mi nombre estén allí estaré Yo. Mateo 18:20.

D. Trasladándolo a nuestra época moderna, es un trabajo en equipo.

E. La reunión de hogar está compuesta por: líder, anfitrión y los participantes de la reunión.

F. La pesca en Israel se llevaba a cabo en equipo: Dos barcas tiraban una red, ésta tenía plomo en las orillas para que se hundiera, cuando ya la habían tirado remaban en círculos para atrapar más peces, mientras tanto desde la playa un grupo de hombres tiraban piedras para que los peces se fueran en dirección a la red.

 G. Esto era un trabajo en equipo.

H. Todo esto es un modelo de trabajo que nos dejó el Señor Jesús en su ministerio.